chineria01.jpg

ECO+ETNO TURISMO

El desarrollo económico sostenible en las comunidades indígenas es esencial para la protección de la fauna silvestre en el Amazonas. Los altos niveles de pobreza en las comunidades afectan negativamente la biodiversidad cuando los únicos medios de subsistencia están basados en una extracción insostenible de recursos locales tales como la fauna silvestre, la madera, los cultivos ilícitos y el turismo masivo. Estas economías extractivas empobrecen aún más a los pobladores locales y ponen en riesgo su supervivencia a largo plazo.

 

Desde el 2010, Entropika ha trabajado con comunidades claves, previamente involucradas en la extracción ilegal de recursos naturales, para desarrollar alternativas económicas sostenibles tales como el turismo de observación de fauna de bajo impacto (Wildlife Watching Tourism – WWT) e iniciativas de turismo vivencial.

*Actualización COVID-19: Debido al reciente brote de COVID-19 a nivel mundial, todas las operaciones turísticas en estas comunidades se han detenido. Actualmente estamos buscando formas de mitigar el impacto negativo de la pandemia sobre estas iniciativas.

Con nuestro apoyo, comunidades peruanas previamente involucradas en el comercio ilegal de fauna ahora han registrado asociaciones de turismo que democráticamente asignan las ganancias obtenidas por las actividades de WWT a servicios y estructuras que benefician a toda la comunidad y al ecosistema local.

 

A través de este proceso, los miembros de la asociación desarrollan habilidades en manejo de recursos naturales, contabilidad, resolución de conflictos y protección de la fauna silvestre en sus territorios. 

 

De forma participativa, llevamos a cabo monitoreo de fauna para medir el impacto de estas iniciativas económicas sobre la conservación de los ecosistemas.

La idea es mostrar a los operadores de turismo, que el turismo de naturaleza a pequeña escala puede ser igual o más lucrativo, que el turismo masivo. También se busca sensibilizar sobre las repercusiones legales que tiene el uso ilegal de fauna silvestre en el turismo.

 

Gracias a la colaboración de promotores de turismo responsable a nivel nacional y local, las comunidades iniciaron su propia operación turística, proveyendo un salario para 60 personas, mejorando los ingresos familiares y el manejo de los recursos naturales. Esta iniciativa sirve de ejemplo a nivel regional de proyectos de turismo comunitario sostenible, contribuyendo al surgimiento del Amazonas como un destino para el turismo ético.