P1070569.JPG

AGUA LIMPIA PARA EL CONSUMO HUMANO

El acceso al agua es un derecho fundamental crucial para la reducción de la pobreza. También es uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.

 

La falta de agua potable en las comunidades indígenas limita drásticamente sus oportunidades de desarrollo económico, dejando solamente actividades extractivas que afectan el ecosistema y la supervivencia a largo plazo de estas comunidades.

 

El proyecto de agua de Entropika tiene como objetivo mejorar el acceso a agua limpia para consumo humano, saneamiento básico e higiene en comunidades indígenas, instituciones educativas y barrios vulnerables de Colombia y Perú, por medio de la implementación de tecnologías alternativas de filtración de agua, a la vez que se capacita a los beneficiarios en su uso y mantenimiento.

 

Las tecnologías utilizadas a nivel domiciliario y comunitario son filtros de bio-arena y de micro-membranas así como plantas de osmosis inversa alimentadas con energía solar. Algunas soluciones han incluido la construcción de torres de agua en concreto.

El proyecto cuenta actualmente con cerca de 12,500 beneficiarios en tres regiones del país, cada una de las cuales enfrenta sus propios desafíos.

24 COMUNIDADES INDÍGENAS TIKUNA

Ubicadas a lo largo del Río Amazonas (17 en Colombia y 7 en Perú), y 5 escuelas y 1 orfanato en Leticia, capital de la Amazonía colombiana. Aproximadamente 6,500 personas en esta región se benefician de esta iniciativa.

BARRIO "EL GRANIZAL", MEDELLÍN

En el barrio marginal de “El Granizal”, ubicado en la periferia de Medellín, la segunda ciudad más grande de Colombia, tenemos 328 filtros de micro-membrana operando en hogares, escuelas y centros comunales, beneficiando alrededor de 5,250 personas.

COMUNIDAD WAYUU, RIOHACHA

En la comunidad Wayuu de Paraíso, Riohacha, La Guajira (región árida al norte de Colombia), una planta de tratamiento de osmosis inversa alimentada con energía solar beneficia aproximadamente a 750 personas.

Una red de coordinadores locales entrenados en la instalación, mantenimiento y uso de los filtros, ha sido establecida en cada una de estas regiones con el fin de asegurar que los filtros sean utilizados correctamente por los beneficiarios y así garantizar su durabilidad en el largo plazo.

 

El equipo de Entropika también visita regularmente las comunidades, escuelas y barrios marginales; estas visitas se llevan a cabo una vez al mes en el Amazonas y cada tres meses en Medellín y La Guajira.

 

El proyecto de agua ha mejorado la salud de comunidades indígenas y barrios vulnerables al reducir las enfermedades transmitidas por el agua que provocan vómito y diarrea, creando conciencia sobre la importancia de tener acceso a agua limpia, saneamiento básico e higiene.

 

Estos resultados también expanden el impacto de la línea de trabajo de Entropika para mejorar el acceso a la educación dado que un estudiante enfermo no puede atender clases o dedicar tiempo a sus estudios.

 

Estas intervenciones han recibido atención del gobierno local y nacional, así como de ONGs internacionales, y continuará expandiéndose a mas comunidades indígenas Tikuna del Amazonas y Wayuu de La Guajira, y a otros barrios vulnerables de Medellín.